La Lotería, Suchard y Campofrío, de los anuncios más esperados en Navidad 2023

Escribe: bernat

En sus campañas navideñas, estas tres marcas han recurrido a la tendencia del momento, la Inteligencia Artificial, y se han sujetado en el pilar de siempre, la familia.

La Navidad ha llegado a Suchard y a Campofrío, que, además de ponerle sabor a estas fechas en las que abundan los manjares en mesas llenas hasta los topes, tienen su propio modus operandi de cómo realizar campañas con gancho. Por el mismo camino, ahora decorado con luces, estrellas y muérdagos, pasea el anuncio de las Loterías y Apuestas del Estado, porque España espera la cantinela de siempre cada 22 de diciembre, la de los niñ@s de San Ildefonso entonando los “miiiiiil euros”. Hay sonidos que se pegan y anuncios que enganchan, y no te preguntes por qué, pero cada año andas esperándolos, ¿a qué sí?

Siempre vuelven a casa los anuncios de la Lotería, Campofrío y Suchard. Tres reyes, tres ases en la manga para dar la bienvenida a la Navidad y a todo lo que está entraña: familia, emociones encontradas, regalos, comida o fiestas varias. Resulta que una sensación pegadiza recorre las ilusiones navideñas del respetable púbico, la de que la Navidad es menos Navidad sin esas tres campañas, ¿cierto?

La magia de la Navidad crea inconformismo. Siempre se quiere más, algo más respecto al pasado curso. 2022 obliga a superar a 2021, el ejercicio 2023 ha de ser mejor que 2022 y el año 2024 ha de hacer olvidar lo emitido en 2023. Es la historia que no cesa. Hablando de historias, guiones y fases de superación con respecto a las campañas anteriores, Campofrío, la Lotería y Suchard se han especializado en contar auténticos cuentos navideños, que ofrecerán siempre una presentación, un nudo y un desenlace distinto al del curso venidero. Y esta historia se renueva cada año, ahí está la gracia y la esencia. Todas estas campañas tienen tirón y la expectación que generan es máxima: ¿qué deparará la próxima entrega?

Estas tres marcas han apostado por relatos animados y cortometrajes –tónica habitual en el recorrido publicitario de la Lotería de Navidad– durante sus últimas grabaciones. Este año, en 2023, los anuncios de la Lotería de Navidad y Campofrío sobrepasan los tres minutos de emisión. Les ha funcionado. Dan de qué hablar y eso siempre es sinónimo de éxito.

Una carrera de fondo. El sistema de cómo proceder está bien amueblado y Suchard, Campofrío y Loterías y Apuestas del Estado saben qué hacer para reinventarse invierno tras invierno. Ahora, ya solo queda esperar lo acontecido en 2024… ¿A qué ya hay ganas? Estos tres ‘monstruos’ se han ganado el derecho de que el público disfrute mientras visualiza sus historias, contadas y estructuradas con estilo, con su seña de identidad.

Las exigencias se elevan después de la emisión de cada anuncio. La originalidad, la creatividad y el ingenio dan un vuelco, se renuevan y vuelven a empezar una vez sí y otra… también. Estas campañas tienen duende y pellizcan el corazoncito, pero… Entonces, ¿qué las hace tan especiales? Lo vemos:

Lotería de Navidad 2023

¿Qué cuenta la historia?

Bea, absorbida por su día a día, acaba saturada de los suyos, quienes le encomiendan a ella todas las tareas navideñas. El ruido, las llamadas telefónicas o el sonido de WhatsApp inundan de agobio la primera parte del anuncio. Bea acaba exhausta y grita, “ojalá desapareciera todo el mundo”. Lo desea tan fuerte, que finalmente se cumple: se queda sola en Madrid, sin nadie a su alrededor. Disfruta de un helado, del cine en solitario o del olor a pintura de ‘Las meninas’, de Velázquez, en El Prado de Madrid.

¿Qué hay de Navidad en todo esto?

El agobio de estas fechas taladrantes, el afán de la familia por estar unida y un décimo de Doña Manolita, el cual Bea acaba comprando para su padre, quien le había encargado esa numeración concreta.

¿Dónde está el alma de la campaña publicitaria?

En el volver al seno del hogar, en el abrazo sentido con el padre y en el eslogan, que es el golpe de gracia de este spot, “no hay mayor suerte que la de tenernos”. El décimo, como explica el padre, “es para esto, para estar juntos”.

Suchard 2023

¿Qué cuenta la historia?

Un matrimonio de la tercera edad se pregunta, “¿tú crees qué lo hemos hecho bien?”, mientras observan una foto de familia. El anuncio echa la vista atrás. Retrocede en el tiempo. Se produce un viaje al pasado, repasando distintas escenas familiares: la pandemia, embarazos, el cariño de una mascota, las presentaciones de nuevos miembros que pasan a formar parte de la familia, etc.

¿Qué hay de Navidad en todo esto?

Las campanadas, las uvas, la Puerta del Sol, la noche de Reyes y la cena de Navidad alrededor de la mesa son los elementos que le dan espíritu navideño al anuncio de Suchard.

¿Dónde está el alma de la campaña publicitaria?

La conclusión es la cereza que endulza el pastel, ‘La vida es lo que pasa entre Navidad y Navidad. El “sí, lo hemos hecho bien” responde a la pregunta formulada al inicio.

Campofrío 2023

Punto y aparte con Campofrío, que se ha encomendado a la Inteligencia Artificial (IA) para que esta le realice el guion de su nuevo anuncio navideño. Al menos, eso ocurre durante los primeros segundos, ya que luego aparece Carlos Areces para sofocar el incendio y el desastre alrededor de una cena de Navidad artificial, precedida por la voz robótica, desangelada y plana del comienzo.

El contraste entre el trabajo de la IA y la labor del ser humano (este acaba guiando a la primera) se hacen visibles en este anuncio. A la postre, según este atípico anuncio navideño, es el humano quien acaba remediando la frialdad y “la falta de cariño” de la IA, a la cual se “ha de educar un poquito”, ya que este anuncio con IA es de “chichinabo”.

Lo divertido de esta campaña recae en dar paso y juntar en la mesa de Navidad a personajes variopintos, muy alejados del convencionalismo: se sienta un joven al que le sobra calle, Gloria Ramos, la actriz con Síndrome de Down de ‘Campeones’, Alexia Putellas, buque insignia del FC Barcelona y la selección española, o Ana Morgade y Malena Alteiro, como actrices, huyendo así de lo artificial.

Con un trasfondo navideño reconocido, el de reunirse en una cena de Navidad e ir juntando mesas, “porque aquí somos mucho de juntarnos”, los guionistas le lanzan pullitas a la IA y rescatan la calidad, las virtudes y los valores de la gente de carne y hueso. Porque “en este país, somos una familia maravillosa, pero un pelín disfuncional”. Se transmite que es la IA la que aprende del ser humano, no al revés.

De hecho, la marca española, que lanzó un avance antes de presentar la versión definitiva del anuncio, realiza un juego de palabras a la hora de presentar su nueva campaña navideña 2023, ‘CampofrI.A’, combinando IA con Campofrío.